10 consejos para un bronceado seguro, bonito y duradero

Por todos son sabidas infinidad de recomendaciones a tener en cuenta ante la exposición solar. De igual modo, conviene prestar atención y refrescar la memoria cada nueva temporada para evitar males futuros. Además de lucir un bonito y prolongado bronceado, este verano ¡irradia salud!.

1. Aplica la protección solar 30 minutos antes de la exposición solar y repite la misma acción al menos cada dos horas. Realiza una aplicación extra tras cada baño.

2. Realiza una exposición progresiva, evitando los tramos horarios de mayor radiación solar: entre las 12 y las 16h.

3. Evita los rayos UVA. Además de acelerar el envejecimiento de la piel, contribuyen a la aparición de cánceres cutáneos.

4. No expongas a los menores de 3 años de manera directa a los rayos del sol. Y en las horas de insolación menor, aplícales protección total. A mayor radiación recibida durante la infancia, mayor el el riesgo de padecer alteraciones de tipo cutáneo durante la edad adulta. Recuerda aquello de ‘la piel tiene memoria’.

5. Recuerda que tomar el sol no sólo es tumbarse a broncearse. También lo es cualquier tipo de actividad al aire libre. Recuerda la protección cuando salgas a hacer deporte, pasear, sentarte en una terraza, etc.

6. No te fíes de las circunstancias que producen una falsa seguridad solar. Factores como la altitud, la nubosidad o el aire fresco no frenan los rayos UVA. Además, ten en cuenta la superficie sobre la que te expones pues la reflectancia del sol puede provocar quemaduras severas. Presta especial atención en la arena, la hierba, el agua, y en invierno sobre la nieve.

7. Protégete con gorra y gafas de sol homologadas y capaces de filtrar los rayos UVA y UVB. Además a los niños protégeles con prendas secas y opacas. Recuerda que las prendas mojadas permiten el paso de los rayos solares.

8. Sécate apropiadamente tras cada baño. Las gotas de agua realizan un efecto lupa, favoreciendo la aparición de quemaduras solares y disminuyendo la eficacia de los bloqueadores solares, aunque sean resistentes al agua.

9. Bebe mucha agua. El sol deshidrata nuestro organismo. Este tip hemos de tenerlo especialmente en cuenta en personas mayores cuya sensación de sed se atenúa, y en niños, cuyos sistemas autorreguladores se encuentran aún en proceso de madurez.

10. Hidratación, exfoliación y una buena alimentación durante todo el año. Factores que no puedes olvidar para que tu bronceado sea de verdad… ¡seguro, bonito y duradero!

¿Te interesa este post? Hemos hecho otros de temas relacionados.

Por cierto, ¿te apetece ganar una cena para 2 en el prestigioso restaurante branka de Donostia / San Sebastián?

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir