Nutrición y tenis de competición

 

Los jugadores de tenis han de someterse a una dieta apropiada a su actividad con el fin de mejorar su rendimiento deportivo. Una ingesta equilibrada le ayudará a obtener la forma física adecuada que este exigente actividad deportiva requiere. 
 
El control alimenticio en quienes realizan actividad deportiva de alto nivel se trona imprescindible para lograr un correcto desarrollo de la labor física. Una dieta precisa y elaborada en base a las necesidades de la actividad física puede constituir una notable mejora respecto a los resultados obtenidos y el estado físico de cara a la competición. Y, hablando de tenis, resistencia y fuerza cobran específica relevancia. Es por ello, que el tenista debe considerar y prestar especial atención al examen nutricional para no desaprovechar energía. 
 
Asimismo, cobran  singular relevancia los suplementos alimenticios, quienes ayudarán a dejar de lado el estrés psíquico y físico, el cual estimula la oxidación y una mayor quema de sustancias vitales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Alimentarse de modo correcto va a contribuir a obtener un rendimiento óptimo, eludir lesiones, recuperarse de las ya habidas y contrarrestar los problemas de salud en general. 

Respecto a los suplementos mencionados, existen una generosa variedad en el mercado que permiten suplir cualquier insuficiencia detectada en el tenista, bien sea, incremento de volumen, aumento de peso, quema calórica o simplemente, vitaminas. Estos suplementos benefician el rendimiento y la compensación tras el esfuerzo de un modo natural, y sobretodo, de modo saludable. Pero nunca olvides consultar cualquier tipo de ingesta supletoria con tu médico especialista en nutrición deportiva y/o entrenador. 


De manera más específica, la dieta de quien practica tenis ha de incluir una amplia base de carbohidratos como cereales, arinas integrales, patatas, arroz, legumbres, verduras, frutas, aceites que no hayan pasado procesos de refinamiento, huevos (moderadamente), carne y lácteos. De igual modo, deberá evitar, y en la medida de lo posible, todo tipo de alimentos procesados, ricos en grasas saturadas y azúcares. Lo óptimo es que todos los alimentos deriven de procesos ecológicos, libres en pesticidas, metales de tipo pesado, hormonas, antibióticos o cualquier tipo de sustancia tóxica. 
 
 Previamente a la competición, se aconseja que los 3 días previos, la dieta del tenista sea enriquecida con carbohidratos, quienes pondrán a disposición del jugador todo la energía necesaria. Además, conviene que entre la última comida y el inicio del calentamiento se ingiera algún líquido de base glucosa , conocido como ‘ración de espera’, eludiendo el riesgo de padecer hipoglucemia o contratiempos de carácter digestivo. 
 
Una vez el partido haya comenzado es conveniente continuar ingiriendo bebidas ricas en glucosa alternando de vez en cuando alimentos sólidos como por ejemplo una barrita de muesli o cereal o un plátano. Si el partido resulta celebrarse en las primeras horas de la mañana, la comida más significativa es la cena previa, debiendo ser el desayuno de los momentos previos ligero. Sin olvidar la ‘ración de espera’.
 
¿Tenéis algún truco para preparar los partidos? ¿Echáis en falta algún alimento?

 

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir